1. Sobre Streifeneder
  2. Quienes somos

Quienes somos

Botón de ayuda
arrow-right

De los cinturones para hernia de un comerciante ambulante a una empresa con 700 empleados en todo el mundo, nuestra historia discurre desde la pasión por los retoques técnicos unida al objetivo de ayudar realmente a las personas a avanzar. Trabajo artesanal y humanidad: eso es Streifeneder.

Resumen de acontecimientos importantes

1928 – Cinturón para hernias que salvan vidas y la fundación de una empresa

Aunque hoy resulte difícil de creer, en el pasado una hernia solía ser una sentencia de muerte. A menudo, los pacientes no pasaban de los 50 años. Este fue el motivo que impulsó a Friedrich Georg Streifeneder a desarrollar y patentar un cinturón para hernias. Por aquel entonces, sus cinturones para hernias precortados se entregaban en bicicleta a las costureras locales, y una vez terminados se volvían a recoger más tarde.

Como vendedor ambulante, Friedrich Georg Streifeneder distribuyó los “soportes para hernias” por toda Alemania, Austria y Suiza, y acabó fundando la empresa Streifeneder junto con su esposa Lilli. Por cierto, aunque hoy en día Streifeneder ya no fabrica soportes para hernias, se siguen vendiendo y adaptándolos en las tiendas de suministros médicos.

1945 – Cuidados después de la guerra

Los inválidos de guerra provocan una avalancha en los talleres ortopédicos, la demanda de prótesis es enorme. En Streifeneder, las prótesis se ajustaban con precisión en fresadoras copiadoras, que originalmente estaban destinadas a la producción de estatuas de santos. Esto permitía fabricar numerosas prótesis en poco tiempo y tratar a muchas personas, por ejemplo en el hospital de Bad Tölz. Bernd Streifeneder, hijo de Lilli y Friedrich Georg, participó directamente en las protetizaciones, ya que él mismo trabajaba entonces en el taller de Bad Tölz.

Por cierto, muchos de los heridos atendidos por Streifeneder procedían de Finlandia y hablaban un inglés excelente, lo que mejoró mucho los conocimientos de inglés del personal.

1968 – Un verdadero golpe de suerte

El éxito de Streifylen fue un descubrimiento accidental: Bernd Streifeneder estaba experimentando con el material de embalaje de una entrega de yeso que había despertado su interés. La lámina de plástico blanco era muy fácil de moldear en una órtesis. Toda una sensación, ya que hasta entonces, las órtesis tenían que moldearse laboriosamente. Streifylen ha demostrado su valor en la tecnología ortopédica hasta el día de hoy porque es muy fácil de procesar.

1992 – Un descubrimiento y un gran error

Plantillas de espuma blanda que no aprieten, un invento de Bernd Streifeneder, que le encargó un ortopedista. Sus pacientes de edad avanzada sufrían mucho con las plantillas duras en sus zapatos. El nuevo material de base fue todo un éxito, las plantillas de espuma blanda tuvieron una gran acogida.

Sin embargo, Streifeneder decidió no patentarlas. Desde la perspectiva actual, fue un gran error, las plantillas de espuma blanda representan ahora una enorme proporción de todas las plantillas vendidas.

1972 – El nacimiento de la tecnología de rehabilitación

En los años 70, el corazón de la tecnología ortopédica alemana latía en Streifeneder, la clínica Murnau buscaba un proveedor y encontró lo que buscaba en Streifeneder. Robert Streifeneder, entonces director general, desarrolló sillas de ruedas a medida, toda una novedad en aquella época en comparación con las sillas voluminosas. Había nacido la tecnología de rehabilitación en Alemania. Este sector sigue cosechando grandes éxitos en la actualidad.

Vivir y trabajar

En la posguerra, además de una gran necesidad de técnicos ortopédicos, también había que alojar a un gran número de refugiados. Streifeneder disponía tanto de trabajo como de alojamiento, esto significaba que la empresa no tenía problemas para encontrar personal adecuado.

Hoy en día la vivienda sigue siendo importante en Streifeneder; en cada gran proyecto de construcción se planifican viviendas. Un microcosmos particular, la sede de la calle Rottmannstraße, donde desde un inicio sólo viven familiares y empleados en los pisos situados encima de la tienda de suministros médicos.

El nido de la técnica ortopédica

La formación es un tema que Streifeneder lleva tratando desde 1945. Después de todo, ¿cómo conseguir mejores aprendices que formándolos uno mismo? Muchas generaciones de técnicos ortopédicos de al región de Múnich han aprendido su oficio en Streifeneder.

Con la Academia ortho.production, Streifeneder ofrece ahora incluso perfeccionamiento profesional para aquellos que han completado su formación – incluso para la competencia, porque el credo entonces como ahora era: “¡Todo el mundo puede venir a nosotros!”

Fracasos y un principio importante

No todo fue como tan fácil en la historia de Streifeneder: hubo suerte y mala suerte, pequeñas y grandes decisiones equivocadas, y la patente perdida de las plantillas de espuma blanda es sólo un ejemplo. Pero la premisa de que “los fracasos sólo deben ser lo suficientemente grandes como para sobrevivirlos” sigue siendo válida hoy en día, un equilibrio entre riesgo y precaución, valentía sin temeridad, estos son los principios de Streifeneder para una buena actividad económica.

Por el mundo

La sencillez también se aplica, por ejemplo, a las exportaciones de Streifeneder. Desde un principio, la empresa suministraba a países que resultaban demasiado complicados para otras empresas: los empleados de Streifeneder se familiarizaron de forma pragmática con las normativas más difíciles para poder enviar tecnologías de apoyo a todo el mundo.

A veces incluso personalmente, por ejemplo, Streifeneder entregó la compra de gran volumen de una familia real de Oriente Medio directamente al avión privado en el aeropuerto de Múnich. El hecho de que la bodega de equipajes ya estuviera llena en ese momento no supuso ningún problema, el jet simplemente regresó a Múnich tras el primer vuelo para recoger la tecnología de apoyo.

Emmering y muchas ideas nuevas

A partir de 1993, las nuevas instalaciones de la empresa en Emmering ofrecieron mucho espacio para la empresa en crecimiento. La producción, las ventas y los servicios se ampliaron y se siguen ampliando constantemente; se añadieron más tiendas de suministros médicos y talleres en el sur de Baviera. Hasta el día de hoy, Streifeneder siempre está aportando algo nuevo, para la tecnología ortopédica y, sobre todo, para las personas que trabajan con ella o se equipan con ella.

Crecimiento constante

En la actualidad, el Grupo Streifeneder con más de 600 empleados, es uno de los mayores empleadores regionales de la zona de Fürstenfeldbruck / Baviera. La creación de la Academia ortho.production, la integración de la producción centralizada de plantillas en la sede de Emmering y muchas nuevas participaciones han garantizado un crecimiento orgánico empresarial ecológico. Este desarrollo también se puede apreciar en el parque inmobiliario de la sede central de la empresa en Emmering / Moosfeldstraße, apenas pasa un año sin que se realice una ampliación, una modificación o una nueva construcción.